11111111
Reportajes
GRAN MAESTRO SOO NAM YOO
El Sipalki es un Arte Marcial tradicional y milenario.
Hace 4300 años, dos tribus grandes de mongoles viajaron por caminos diferentes; una fue al Norte y la otra al Sur de Asia. Una de ellas ocupó una península, a la cual hoy se la denomina Corea. Así nació el pueblo coreano descendiente de mongoles. Ellos introdujeron distintas Artes Marciales, con armas y sin ellas.

Hasta el año 1552 D.C., en Corea existían más de 56 técnicas distintas, con y sin armas.
En este año, por orden del Emperador de Corea, se resumieron las Artes Marciales a 18, originándose así el nombre de Sipal-Ki: Sip=10, Pal=8, Ki=técnica, es decir, 18 técnicas de lucha con y sin armas. Esto fue hasta 1908, año en que los japoneses invadieron Corea, manteniendo su dominio hasta 1945. Durante estos años, la práctica de las Artes Marciales fue prohibida por Japón. En 1950 comienza la guerra entre Corea del Norte y del Sur, durando hasta tres años; en este lapso de tiempo tampoco se practican las Artes Marciales.

Antiguamente existían muchas escuelas de Sipal-Ki, pero en la actualidad son 5 las más importantes: Ion-Bi-Ryu (la que yo practico), Ya-Sen-Ryu, Mu-Dang-Ryu, Me-Jua-Tang-Ran-Ryu y So-Rim-Ryu. Pero las mayores autoridades de este Arte fueron mis padres y mis abuelos. En 1966 fui graduado como 9º Dan en una reunión entre los miembros de la Liga Internacional. Esta se hallaba integrada por miembros de las familias y alumnos de mi padre, de Japón, Corea y China.

Al practicante que recién se inicia le recomendaría que elija bien al Profesor, que no se fije sólo en las comodidades que ofrecen los Gimnasios. No importa cuánto tenga que viajar para llegar al lugar de práctica, lo importante es saber que está bien dirigido.

El Sipal-Ki es la expresión traducida de la palabra coreana Sib-Fal-Gi, que significa “las 18 técnicas”, número sintetizado de las empleadas en la disciplina. Se le agrega la sílaba “do” (camino), en el sentido del sendero del conocimiento. El estilo Ion-Bi-Ryu es el que difunde el Gran Maestro Soo-Nam-Yoo; su traducción literal es “Escuela de los Secretos de la Golondrina”.

¿Por qué su estilo está representado por las Golondrinas, Maestro?

Las golondrinas son aves muy ágiles y de mucha resistencia. Cada 3 de marzo (del calendario lunar con el cual nos regimos en Corea, y que es el día del comienzo de la primavera), retornan a nuestro país luego de recorrer miles de kilómetros. Dejan atrás el invierno de otros países, y volverán a emigrar buscando climas cálidos al llegar el frío a Corea.

Cuando aparecen nos ponemos muy felices. Además admiramos su comportamiento; ninguna otra ave las ataca y ellas tampoco lo hacen. Tienen capacidad para llegar hasta el destino fijado. Su plumaje es negro y su pecho blanco. Ese color le dio el tono al dobok de Sipal-Ki. Pretendemos que todos los practicantes tengan el corazón limpio… como el de las golondrinas.

¿Los hyones del Sipal-Ki también son muy antiguos?

¡Oh, si!, vienen desde nuestros abuelos de abuelos. Se dice que cada Maestro tiene su propio hyong. Yo todavía no tengo el mío, tampoco mi padre lo tenía. Por ejemplo, el primer hyong está destinado para tener energía y fuerza interior. Es, digamos, como el tai-chi; se hace en todas las edades para tener mejor salud y bienestar. El primer de concentración y energía es para practicarlo toda la vida… como las golondrinas en vuelo.

Reportaje al Gran Maestro Soo Nam Yoo por la revista Kumgang.
Año 1 N° 1 – (Agosto de 1987)

Considero que en los torneos se limita al Arte Marcial con el uso de distintos tipos de protectores, ya que con éstos muchas técnicas no se pueden emplear. Un ejemplo: el guante impide el uso de los dedos.
También hay distintos reglamento para cada estilo, que prohíbe el uso de técnicas efectivas. En el Arte Marcial no existe el reglamento, sólo vencer o morir, pero como caballero.
El único modo de saber quién es mejor es encerrar dos personas en una pieza; el que sale vivo de ella es el ganador.
No olvidemos que todas las Artes Marciales han sido concebidas para sobrevivir, no para marcar puntos.
En el caso de Sipal-Ki, no estamos preparados para torneos, a pesar de lo cual dentro de nuestra Asociación hay quienes han participado en ellos o los han organizado. Yo no me opongo, pues cada uno es dueño de elegir su camino o de probar distintos senderos.
Hay que recordar que el mejor sistema para aprender es practicar, practicar y practicar el Arte Marcial, así al unir la práctica con la filosofía podrán ser buenos Maestros.
Pienso que si algunos lo desean pueden alejarse de nuestra organización, pero cada tanto deben venir a practicar para mantener la técnica y actualizarse. No pueden ser inventores de nuevas Artes Marciales, ya que todos los movimientos han sido inventados hace mucho tiempo.

Entrevista al Maestro Joong Hyun Park, realizada por la revista Judo-Karate Nº 1890

Un accidente automovilístico ocurrido el 1º de enero de 1985 lo mantuvo alejado durante 3 años de la actividad. La operación de un tendón de una de sus rodillas demandó lenta recuperación. Fue un tiempo para la meditación.

¿De qué forma?

Reflexioné sobre el valor único de las técnicas.
Después varió mi pensamiento y creí en los beneficios de la práctica sobre aquellas. Sin embargo, enseñando más tarde a mis alumnos y practicando con ellos caí en la cuenta de que se lograban mejores resultados y sin mayores esfuerzos utilizando las técnicas. Es lo que trato de inculcar ahora.

¿Puede explicarme mejor?

El estado físico de un hombre cuando sobrepasa los 35 ó 40 años decae sin lugar a dudas, por mejor que se encuentre. Entonces, un Profesor dedicado nada más que a mejorar el estado físico de los alumnos, llegado un momento decae y desaparece.
En cambio, si los esfuerzos apuntan a la técnica, lograrán mejores artistas marciales a pesar de los años. Lo aprendí un poquito tarde, pero a tiempo.

Entrevistas al Maestro
Joong Hyun Park
Entrevista concedida por el Maestro Joong Hyun Park al Maestro Adolfo Chauvet

¿En qué forma piensa usted que el Arte Marcial puede ayudar a una comunidad, Maestro? ¿Qué le aporta?

El Arte Marcial también lo podríamos llamar una defensa personal, que es un arma de doble filo. Si un practicante, aprendiendo bien, bajo una filosofía, con un Maestro que sepa transmitir lo que es el verdadero espíritu del Arte Marcial, entonces es positivo, porque los chicos aprenden a serenarse, a querer al prójimo. Si la persona es mal enseñada o mal aprendido, entonces es una catástrofe, pues con lo que aprende puede salir a pelear, puede hacer cualquier estrago en la calle. Eso depende de la persona.

¿Qué papel juega el Profesor en ese aspecto?

Es fundamental, pero en sí depende del propio practicante. De acuerdo a mi experiencia, los jóvenes que van al Gimnasio sólo a pelear no duran mucho, porque el camino del aprendizaje del Arte Marcial es muy largo, se necesita mucha perseverancia; los que sólo entran a pelear no tienen esa perseverancia; creen que sólo unas pocas clases y ya pueden aprender a pelear bien, ganarle a cualquier otra persona; y no es así.
A través del tiempo, cuando aprenden, ahí empiezan a comprender cual es el camino del Arte Marcial; entonces empiezan a pacificarse. Pero todo depende de la persona.

Usted, como padre, ¿le enseña a sus hijos, le interesa que aprendan el Arte Marcial y de qué forma?

Si lo que se busca es aprender a pelear correctamente, sí; ya a cierta edad no puede aprender bien, pero el Arte Marcial es para la autosuperación. Entonces, podría servir a cualquier edad si lo que se busca no es la competencia con otro sino la propia superación. Lo mismo se aplica para el caso de las mujeres que practican, porque en realidad el Arte Marcial no es para el hombre o para la mujer.
Le voy a dar un ejemplo: el estilo que practicó Bruce Lee, el Wing-Chun, fue creado por una mujer. Wing Chun es el nombre de la creadora del estilo. Creo que con eso está todo dicho.

Después de todo este tiempo en Argentina, ¿qué conclusiones saca? ¿Qué se podría decir que le dejó el Sipal-Ki?

La verdad, lo que a mí me dejó es muchos amigos. Yo, de joven, buscaba fama, quería ser el mejor, quería ser reconocido. Pero pasan los años, y para uno todo eso es un sueño nada más, porque al fin y al cabo somos seres humanos, todos iguales.
Entonces, lo único bueno a través del Arte Marcial es cosechar muchos amigos; adonde vaya tener siempre una puerta abierta.

¿Quisiera por último agregar algo, Maestro?

Simplemente, quiero decir a todos los practicantes o a aquellos que deseen comenzar la práctica de un Arte Marcial, que no existe un Arte mejor que otro, sino que todo depende de uno.
Si decide practicar, si le gusta, debe entregar el alma, entonces sí van a saborear verdaderamente lo que es un Arte Marcial.